A veces un poema

De ves en cuando me pasa que las neuronas se me conectan en cierta forma en la cual los centros de procesamiento de lenguaje actúan erráticamente. La consecuencia es que me dá con escribir poemas. Aquí les va el último de ellos.

Voz sin alma

 

Tú no me escuchas;

a veces yo te escucho pero me canso

cuando me gritas con las voces de otros.

Háblame con tu propia voz.

Aunque tus palabras seam muy simples, muy cotidianas

si son palabras íntimamente tuyas

puedo escucharlas más claras.

No seas un megáfono, ni un robot,

ni un muñeco de ventrílocuo.

Sería mejor que fueras el zumbido de una mosca.

Sería mejor que fueras una criatura de una sola palabra,

algo así como un gato

que únicamente sabe maullar.

Sería mejor que fueras una lata de salsa de tomate;

un objeto  común pero con su propio contenido.

O quizás pudieras ser un pájaro medio borracho

que se estrella contra el cristal de la ventana, ¡tuck-pam!

Pero lo mejor sería que fueras simplemente tú y que aprendieras

una a una más de cincuenta palabras nuevas.

Aprendemos para sobrevivir;

no le entregues tu más poderosa arma evolutiva

a los coleccionistas de estadísticas y datos.


for many more exciting things to come  follow us in Facebook.

Para muchas otras historias divertidas que estan a la vuelta de la esquina siguenos en Facebook.